Mucho antes de escribir “A Pact” (1916), dedicado a Walt Whitman, Pound ya había dado claras señales de su supremacía respecto al padre del “verso libre” en The Spirit of Romance (1910). Un solo pasaje puede comprobar esta tesis: “Whitman, pretend to be confering a philantropic benefit on the race by recording his own self-complacency. Human misery is more stable than human dignity; there is more intensity in the passion of cold, remorse, hunger, and the fetid damp of the medieval dungeon than in eating water melons. Villon is a voice of suffering, of mockery, of irrevocable fact…” (Ezra Pound, “Montcorbier, alias Villon”, The Spirit of Romance, p. 168).

Así las cosas, lo promulgado por el imagismo (cuyo movimiento Pound encabezaba, reclamando la composición versal a partir de las secuencias musicales y no el conteo de sílabas, así como el tratamiento directo de la “cosa”), debe leerse en diálogo con el proyecto y la formación de Whitman, así como el siguiente poema. 

UN PACTO

Hago un pacto contigo, Walt Whitman—
Ya te detesté bastante.
Me dirijo a ti como un chico que creció
Y que tuvo un padre testarudo;
Ya estoy en edad de hacer amigos.
Fuiste tú el que cortó la madera nueva,
Ahora es tiempo de tallarla.
Tenemos una sola raíz, la misma savia—
Que haya comercio entre nosotros.

A PACT

I make a pact with you, Walt Whitman—
I have detested you long enough.
I come to you as a grown child
Who has had a pig-headed father;
I am old enough now to make friends.
It was you that broke the new wood,
Now is a time for carving.
We have one sap and one root—
Let there be commerce between us.

Pound, Ezra | Lustra / Ezra Pound. – 1a edición bilingüe – Ciudad Autónoma de Buenos Aires : Buenos Aires Poetry, 2016 | Traducción de: Juan Arabia.

Buenos Aires Poetry

COLUMNA_JUAN-04

Arthur Rimbaud

(1854-1891)

En Le poesie Lyrique des troubadours, A. Jeanroy define al trobar clus como una “manera de embrollar los sentidos, (entrebescar decían los provenzales: entrelazar)”. ¹
Estos poemas tenían un sentido doble y preciso, además de su simbolismo habitual y por sí mismo evidente.
Muy bien lo decía el trovador Alegret: “Mi verso (poema) parecerá insensato al tonto si no tiene doble entendimiento . . . Si alguien quiere contradecirlo que adelante un paso y le diré cómo me fue posible introducir dos (dos, tres) palabras de sentido distinto”.
Si bien esta es una de las forma que asumió la poesía en la literatura provenzal, desarrollada por los trovadores en el siglo XII, encontramos diversos ejemplos en la literatura moderna.

En la obra de Rimbaud abundan estos ejemplos, un poeta que muchas veces optó por la multiplicadora hermeticidad. Es el caso del poema “Joven Pareja”, donde…

View original post 591 more words

Extraído de Ezra POUND, Exultations. Traducción de Juan ArabiaBuenos Aires Poetry, Buenos Aires, 2018.

“Fair Helena” por Rackham

“What I love best in all the world?”

Cuando el crepúsculo morado está suelto,
Para contemplar su hermoso, lento
……………y anhelante encanto,
Y conocer su rostro
……………allí en la sombra,
Solo por dos estrellas debajo de esa niebla—
La suave y débil bruma de su cabello,
Y pensar que mi voz
……………puede alcanzarla
Como el rumor de alguna corriente arbolada,
Oída más allá de los límites del bosque,
Hasta que ella se olvida de todo lo que soy,
Y solo conoce de mí
Nada más que la felicidad de mi sueño.

“Fair Helena” by Rackham

“What I love best in all the world?”

When the purple twilight is unbound,
To watch her slow, tall grace
……………and its wistful loveliness,
And to know her face
……………is in the shadow there,
Just by two stars beneath that cloud—
The soft, dim cloud of her hair,
And to think my voice
……………can reach to her
As but the rumour of some tree-bound stream,
Heard just beyond the forest’s edge,
Until she all forgets I am,
And knows of me
Naught but my dream’s felicity.

Extraído de Ezra POUND, Exultations. Traducción de Juan ArabiaBuenos Aires Poetry, Buenos Aires, 2018.

Viejo Piere Vidal

Es de Piere Vidal, el loco por excelencia de toda la Provenza, de quien se cuenta la historia de cómo enloqueció, como un lobo, por su amor por Loba de Penautier, y de cómo los hombres lo cazaron con perros a través de las montañas de Cabaret y lo llevaron a morir a la casa de Loba de Penautier, y cómo ella y su Señor hizo lo curaron y le dieron la bienvenida, y él se quedó un tiempo en esa corte. Él habla:

Cuando pienso en los grandes días del pasado
Recordando aquella espléndida locura,
¡Ah! Le doy rumbo a mi fuerza
Y condeno al sol por su alegría;
Porque la elegida está muerta
Y el rojo sol se burla de mi tristeza.

¡Heme aquí, Vidal, loco entre los locos!
Veloz como el rey de los lobos era yo, y fuerte,
Cuando los altos ciervos se escapaban de mí entre los impenetrables alisos,
Y cada juglar me recordaba en sus canciones,
Y los sabuesos y los ciervos huían
Aunque ninguno por mucho tiempo.

Incluso la gris manada me conocía y conocía el miedo.
¡Dios! ¡Cómo chorreaba la sangre caliente de la cierva más rápida
Sobre los afilados dientes y purpúreos labios!
¡Caliente era su sangre pero no me quemó
Como sí lo hizo el primer desprecio de los labios de la Penautier!
Deben estar locos para creer que el tiempo puede borrar

El recuerdo de Piere Vidal de esa noche azul.
¡Dios! ¡Hasta el púrpura del cielo era tan profundo!
Claro, profundo, translúcido, tanto que las estrellas
Me parecían inmersas en el cristal; y porque mi sueño
—Visitante extraño— no vino, —a los Santos recompensé
Por ese desasosiego—Piere pareció guardar

Otra vigilia de locos con las malvas.
La Loba llegó rápido, como una rama que quedó atrapada,
Arrancada, silenciosa y verde en el crecido Ródano,
Verde era su manto, cerrado y labrado
De alguna fina seda absolutamente escasa,
Pero a través de la cual, como niebla, luchaba su forma blanca.

¡Y conquistaba! ¡Dios! ¡cómo conquistaba!
Silenciosa mi amada vino, igual que la noche, en calma.
¿Con discursos? ¿Palabras? ¡Bah! ¿Quién habla de amor y palabras?
Ardiente es ese amor, y silencioso,
Tan silencioso como es el destino, y tan fuerte hasta
Que desfallece en tomar y en darlo todo.

Severa, competitiva, triunfante, hasta jugar con la muerte.
¡Dios! Ella se puso blanca entonces, espléndida como una tumba
Alta y forjada de mármol, y la respiración jadeante
Cesó por completo. Bueno, entonces esperé,
Desenfundando a medias, hasta que saqué por completo
De la azafranada funda esta daga que tiembla aquí.

En ese momento ella se despertó y se burló de la desafilada hoja.
¡Ah Dios, la Loba! ¡ y mi único compañero!
¿Hubo semejante cuerpo hecho y desecho alguna vez?
¡Dios maldiga los años que tornan grises a mujeres así!
He aquí Vidal, que fue perseguido, herido,
Humillado, y sin embargo no se inclinó y por eso triunfó al fin.

¡Y sin embargo maldigo al sol por su alegría,
Yo que he conocido jardines, matorrales y extensos valles,
Y cada una de las salidas del bosque a través de esa gran locura,
He aquí arrugado como un viejo tronco de roble
Y convertido en la burla de los hombres en mi tristeza maldita!

Ningún hombre ha escuchado sobre la gloria de mis días:
Ningún hombre ha desafiado y ganado su reto como yo:
¡Una noche, un cuerpo y una soldadora llama!
¿Qué poseen ustedes, avaros, que pueda comprar
Semejante gloria en la tierra? ¿O quién ganará
Tal galardón de guerra con su “alta proeza”?

¡Oh, la época se ha relajado! ¡Oh, atrofiados seguidores,
Que ocultan las pasiones y los deseos del deseo,
Heme aquí marchito, burla de las burlas!
Y sin embargo yo me burlo de ustedes con los poderosos fuegos
Que me han quemado y convertido en ceniza.
• • • • • • • •
¡Ah! ¡Cabaret! ¡Ah, Cabaret, otra vez tus colinas!
• • • • • • • •
¡Quítenme las manos de encima! … [Olfateando el aire.
……………………………………………….¡Ah! ¡Este aroma es cálido!

Piere Vidal Old

It is of Piere Vidal, the fool par excellence of all Provence, of whom the tale tells how he ran mad, as a wolf, because of his love for Loba of Penautier, and how men hunted him with dogs through
the mountains of Cabaret and brought him for dead to the dwelling of this Loba (she-wolf) of Penautier, and how she and her Lord had him healed and made welcome, and he stayed some time at that court. He speaks:

When I but think upon the great dead days
And turn my mind upon that splendid madness,
Lo! I do curse my strength
And blame the sun his gladness;
For that the one is dead
And the red sun mocks my sadness.

Behold me, Vidal, that was fool of fools!
Swift as the king wolf was I and as strong
When tall stags fled me through the alder brakes,
And every jongleur knew me in his song,
And the hounds fled and the deer fled
And none fled over long.

Even the grey pack knew me and knew fear.
God! how the swiftest hind’s blood spurted hot
Over the sharpened teeth and purpling lips!
Hot was that hind’s blood yet it scorched me not
As did first scorn, then lips of the Penautier!
Aye ye are fools, if ye think time can blot

From Piere Vidal’s remembrance that blue night,
God! but the purple of the sky was deep!
Clear, deep, translucent, so the stars me seemed
Set deep in crystal; and because my sleep
—Rare visitor—came not,—the Saints I guerdon
For that restlessness—Piere set to keep

One more fool’s vigil with the hollyhocks.
Swift came the Loba, as a branch that’s caught,
Torn, green and silent in the swollen Rhone,
Green was her mantle, close, and wrought
Of some thin silk stuff that’s scarce stuff at all,
But like a mist wherethrough her white form fought,

And conquered! Ah God! conquered!
Silent my mate came as the night was still.
Speech? Words? Faugh! Who talks of words and love?!
Hot is such love and silent,
Silent as fate is, and as strong until
It faints in taking and in giving all.

Stark, keen, triumphant, till it plays at death.
God! she was white then, splendid as some tomb
High wrought of marble, and the panting breath
Ceased utterly. Well, then I waited, drew,
Half-sheathed, then naked from its saffron sheath
Drew full this dagger that doth tremble here.

Just then she woke and mocked the less keen blade.
Ah God, the Loba! and my only mate!
Was there such flesh made ever and unmade!
God curse the years that turn such women grey!
Behold here Vidal, that was hunted, flayed,
Shamed and yet bowed not and that won at last.

And yet I curse the sun for his red gladness,
I that have known strath, garth, brake, dale,
And every run-way of the wood through that great madness,
Behold me shrivelled as an old oak’s trunk
And made men’s mock’ry in my rotten sadness!

No man hath heard the glory of my days:
No man hath dared and won his dare as I:
One night, one body and one welding flame!
What do ye own, ye niggards! that can buy
Such glory of the earth? Or who will win
Such battle-guerdon with his “prowesse high”?

O Age gone lax! O stunted followers,
That mask at passions and desire desires,
Behold me shrivelled, and your mock of mocks;
And yet I mock you by the mighty fires
That burnt me to this ash.
• • • • • • • •
Ah! Cabaret! Ah Cabaret, thy hills again!
• • • • • • • •
Take your hands off me!…  [Sniffing the air.
……………………………………………….Ha! this scent is hot!

Extraído de Ezra POUND, Exultations. Traducción de Juan ArabiaBuenos Aires Poetry, Buenos Aires, 2018.

Francesca

Saliste de la noche
Y había flores en tus manos,
Ahora saldrás de la confusión de la gente,
De un tumulto de palabras sobre ti.

Yo que te he visto en medio de las cosas esenciales
Me enfurecí cuando pronunciaron tu nombre
En lugares ordinarios.
Quisiera que las frías olas fluyeran sobre mi mente,
Y que el mundo se secase como una hoja muerta,
O ser barrido como el capullo de semilla de un diente de león,
Para que pueda encontrarte de nuevo,
Sola.

Francesca

You came in out of the night
And there were flowers in your hands,
Now you will come out of a confusion of people,
Out of a turmoil of speech about you.

I who have seen you amid the primal things
Was angry when they spoke your name
In ordinary places.
I would that the cool waves might flow over my mind,
And that the world should dry as a dead leaf,
Or as a dandelion seed-pod and be swept away,
So that I might find you again,
Alone.

South Shaanxi Road
陕西南路

Esta gran hacienda iluminada,
verde como el pasto se arrodilla
…………..ante la lluvia
reconoce los nudillos blancos
……………………….de la luna
extiende sus vertebras,
como los arcos–sauces Shu
en primavera.

Juan Arabia,mTHE BUND. Traducción al inglés por Gwen Buchanan | Traducción al chino por Yanqi Song | Ciudad Autónoma de Buenos Aires : Buenos Aires Poetry, 2020. 60 p. ; 14cm x 18cm. ISBN 978-987-4197-83-2

Buenos Aires Poetry

Extraído de Ezra POUND, Cathay : The Centennial Edition | Foreword by Mary de Rachewilts, Edited with an introduction and Transcrips of Fenollosa´s notes by Zhoaming Quian, New Directions Publishing Corporation, 2015 | Traducción del inglés al castellano de Juan Arabia | Buenos Aires Poetry, 2020. 

Balada del Camino del Árbol de Moras¹

(Manuscrito, muy temprano, de Fenollosa)

El sol sale en la esquina sureste de las cosas
Para mirar la alta casa de los Shin²
Porque ellos tienen una hija llamada Rafu³,
…………………..(preciosa chica)
Que se dio el nombre a sí misma de “Velo de gasa,”
Debido a que alimenta con moras a los gusanos de seda
Que recoge de la muralla sur de la ciudad.

Con cintas verdes ella prepara la urdimbre de su cesta,
Y hace las correas con las ramas de Katsura,
Mientras se levanta el pelo del lado izquierdo de…

View original post 334 more words

Buenos Aires Poetry

Extraído de Ezra POUND, Cathay : The Centennial Edition | Foreword by Mary de Rachewilts, Edited with an introduction and Transcrips of Fenollosa´s notes by Zhoaming Quian, New Directions Publishing Corporation, 2015 | Traducción del inglés al castellano de Juan Arabia | Buenos Aires Poetry, 2020. 

La Esposa del Mercader del Río: Una Carta¹

Cuando todavía me cortaba el cabello por la altura de mi frente²
Yo jugaba cerca de la puerta de entrada, arrancando flores.
Tú llegaste sobre un palo de bambú³, jugando a los caballos,
Caminaste cerca de mi asiento, jugando con ciruelas azules.
Y seguimos viviendo en el pueblo de Chokan:
Dos personas pequeñas, sin disgustos ni sospechas.

A los catorce años, Mi Señor, me casé contigo,
Nunca me reía, era tímida.
Bajaba la cabeza, miraba la pared.
Cuando me llamaban, miles de veces, nunca me volvía hacia atrás.

A los quince años dejé de…

View original post 508 more words

Extraído de Ezra POUND, Exultations. Traducción de Juan Arabia, Buenos Aires Poetry, Buenos Aires, 2018.

Sextina para Isolda

Ahí llega en mí la voluntad de hablar en alabanza
De las cosas más frágiles en su hermosura;
Porque el cielo ha llorado todo este largo día
Y ha envuelto el corazón de los hombres dentro de su gris manto,
Porque ellos no bajan la mirada, yo canto a las estrellas,
Porque estamos a mediados de Marzo, alabo el Mayo florido.

Además alabo a las largas manos que yacen como flores,
Las cuales, aunque no trabajan, son dignas de alabanza,
Y alabo a los profundos ojos como charcos en los que las estrellas
Reflejan en destello su hermosura,
Para quien mira en tales cosas no hay grisura
Que algún día pueda pender sobre su corazón.

¿Las otras cosas que me gustaría alabar hoy?
¿Además de las manos blancas y todas las frágiles flores,
Que en su alabanza pueden disipar el color gris del anochecer?
Alabo el tenue cabello que es más digno de alabanza
Y sueño con su desatada hermosura,
Y sobre cómo mis ojos han visto las estrellas atravesados por él.

Sí, a través de esa bruma mis ojos han visto las estrellas
Que aparecen lentamente cuando la noche se roba el día,
A través de semejante bruma se ve su hermosura
Que supera a la de todas las demás flores.
Por esa noche, doy a todas las noches mi alabanza
Y el amor del mismo crepúsculo se acerca con grisura.

Hay una quietud en este crepúsculo de grisura,
Aunque la lluvia ha velado las estrellas floridas,
Ellas parecen escuchar mientras tejo esta alabanza
De lo que no he visto a lo largo de este gris día,
Y ellas pronunciarán mi alabanza a las flores
Cuando Mayo las ofrezca en su hermosura.

Oh, yo adoro a quienes guardan esta hermosura
Cerca de sus corazones, que nunca serán grises,
Envuelven sus corazones cuando recogen flores,
O vendan sus ojos cuando miran las estrellas,
Pero siempre te doy flores durante el día,
Y cuando se acaba te doy estrellas para la alabanza.

Pero en ti, Flor, cuyos ojos son como las estrellas,
Y con quienes mis sueños se aferran a lo largo de el día,
En tus manos reposaría todas mis alabanzas.

Sestina for Ysolt

There comes upon me will to speak in praise
Of things most fragile in their loveliness;
Because the sky hath wept all this long day
And wrapped men’s hearts within its cloak of greyness,
Because they look not down I sing the stars,
Because ’tis still mid-March I praise May’s flowers.

Also I praise long hands that lie as flowers
Which though they labour not are worthy praise,
And praise deep eyes like pools wherein the stars
Gleam out reflected in their loveliness,
For whoso look on such there is no greyness
May hang about his heart on any day.

The other things that I would praise to-day?
Besides white hands and all the fragile flowers,
And by their praise dispel the evening’s greyness?
I praise dim hair that worthiest is of praise
And dream upon its unbound loveliness,
And how therethrough mine eyes have seen the stars.

Yea, through that cloud mine eyes have seen the stars
That drift out slowly when night steals the day,
Through such a cloud meseems their loveliness
Surpasses that of all the other flowers.
For that one night I give all nights my praise
And love therefrom the twilight’s coming greyness.

There is a stillness in this twilight greyness
Although the rain hath veiled the flow’ry stars,
They seem to listen as I weave this praise
Of what I have not seen all this grey day,
And they will tell my praise unto the flowers
When May shall bid them in in loveliness.

O ye I love, who hold this loveliness
Near to your hearts, may never any greyness
Enshroud your hearts when ye would gather flowers,
Or bind your eyes when ye would see the stars;
But alway do I give ye flowers by day,
And when day’s plucked I give ye stars for praise.

But most, thou Flower, whose eyes are like the stars,
With whom my dreams bide all the live-long day,
Within thy hands would I rest all my praise.