Juan Arabia (Buenos Aires, 1983), es poetatraductor y crítico literario. Autor de numerosos libros de poesía, traducción y ensayos, entre sus títulos más recientes se encuentran: Il Nemico dei Thirties (Samuele Editore, Collana Scilla, 2017), Desalojo de la naturaleza (Buenos Aires Poetry, 2018), L´Océan Avare (Al ManarVoix Vives de Méditerranée en Méditerranée, 2018) y Hacia Carcassonne (Pre-Textos, 2021). Egresado de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de Buenos Aires, director del proyecto cultural y literario Buenos Aires Poetry, ejerce la crítica literaria además en el Suplemento de Cultura del Diario Perfil y en Revista Ñ de Diario Clarín.


COLIBRÍES DEL TEJADO

Era en la bahuinia y no en esas antiguas

ciudades en las que alguno de los

nuestros moría por su corazón

donde uno debía encontrar los rudimentarios

puentes de su irregular existencia

……………………………………..la eternidad

o los imposibles lugares inhabitados

de la cordillera, hemisferio

de oscuros antecedentes comerciales

tierra de pobres, lo más alto del cielo,

pellejo del mar y de la uva

rompiendo la orilla de sal

junto a los nuevos y salvajes vientos

en distintas formas de combate y de vida.

SAN TELMO

El vivo cementerio congela las brasas de la pobreza,

edifica gritos fantasmales que de noche se ocultan

en la tenue y amarilla luz de un farol, luna de borrachos,

donde el sueño se acomoda junto a las calles de piedra.

En la calle Benthlem alguien suelta una carcajada eterna,

un licor extremo, como agua oscura derivada de un pantano.

En verano las palomas extienden sus alas,

el muerto color azul de sus flores envenenadas.

Hasta que la misma especie vuela por primera vez,

parecido al vómito del adolescente que descascara

dentro de su garganta el grito del alcohol y ácidas naranjas,

mezcla de infancia, temor y sensatez.

El invierno es egoísta, como todos los santos,

y las calles se acomodan a la oscuridad de siempre.

El mismo fuego que debajo del cementerio

enciende, sin culpa, las condenadas brasas de la pobreza.

FAUSTO

Ojos azules, de bárbaro,

envenenados por el sueño de un cóndor,

y aún las pestañas envisten

todos los bosques posibles.

Porque pasada la niñez

el irreconocible y largo trabajo

del adolescente, la carcajada se alza

frente a un fantasma ensangrentado.

Ese otro mundo posible,

poseedor de un oscuro y poderoso

cuerno que todos tocan,

envenenando todos los nidos,       

                                  todas las camas.

LITERATURA DE LÍMITES II

No hay que partir, ahora

los límites desaparecieron

como lobos dentro de un

            desierto de lana.

De Cuba llegaron noticias

sin filtro: los aparatos Oxford

se ahogaron junto a sus cuerpos

          en la superficie del agua.

De este lado, aunque expulsados,

los límites encarnaron

esta contradicción tomando sus cuerpos:

enloqueciendo uno en Santiago,

otro subrayando prensa oficial.

                           CONTRAPOESÍA.

                        Enrique y David.

Porque sólo se tienen

en cuenta los crímenes del norte.

Sólo se asesina a los poetas del norte.

Del sur emisario, perro que lame

sus sobras, ningún abogado

ninguna certeza. Ginsberg pidiendo

                  cocaína en Santiago

Lowell meando, sin el consentimiento

de estas flores, la casa de uno,

mierda confesionalista

                      eructo del gringo

Páginas y páginas de hijos de puta.

Del francés se conserva el malditismo oficial,

su tumba es secreta. Los españoles

                         dañaron las huertas

del mundo, hoy bien llamadas

tierras latinoamericanas.

Y el juego del sur, corresponsal

oficial de la DEPENDENCIA,

promocionando literatura LEGAL,

los límites bajaron sus pantalones

matando al mismo hombre

esquina de San Juan y Entre Ríos,

mierda que llaman literatura,

mierda que huele siempre al mismo prócer,

chacales de la cultura y del bienestar neurótico

que promociona de todo menos la verdad

hecha juego en la academia

críticamente cínica, predecible,

subsidiada tiernamente en sueldos

críticos del fin de mes

hoy tu héroe se recicla de forma indefinida

sin sanción, sin peligro de muerte,

con viajes asegurados

estrella de todo menos del castigado

                   suelo, tierra de la eternidad.

LICE-HUNTERS

Cuando sobre la frente del niño caían rojas tormentas

implorando enjambres de sueños de contenido efímero,

dos hermanas mayores entraron al cuarto

afilando sus puntas y ondulados dedos.

Sentaron al niño ante una ventana abierta

donde una manada de flores se bañaba de cielo,

y pasaron sus seductoras y terribles pinzas

sobre el enredado y espeso cabello.

Él escuchaba el tímido aire de sus respiraciones

que expandía aroma de rosas y mieles vegetales,

interrumpido a veces por el silbido de saliva

originado en sus labios y en el deseo de besarlo.

Él escuchaba sus pestañas latir en esa quietud

hasta que moría un pequeño sonido de borracha indolencia.

MÉXICO (Librerías Gandhi)
ESPAÑA (Casa del Libro)
COLOMBIA | (Librería de la U) | URUGUAY
ARGENTINA  | (Librería Hernández) | (Librería Norte)
EDITORIAL: BUENOSAIRES POETRY
ENCUADERNACIÓN:
Tapa blanda o Bolsillo
ISBN:
978-987-41-9727-6

FECHA PUBLICACIÓN :
18-09-2018

Juan Arabia (Buenos Aires, Argentina,1983) is a poet, translator, and literary critic. In addition to publishing five books of poetry, he has written extensively on John Fante and the Beat Generation. He has translated Arthur Rimbaud, Ezra Pound (Exultations, Lustra, Cathay), and a book-length anthology of the Beat poets[1]. His books of poetry have been published throughout Latin America, Europe, and China: El Enemigo de los Thirties (2015), L´Océan Avare (2018), Desalojo de la naturaleza (2018), and Hacia Carcassonne (2020), among others. He graduated from the Faculty of Social Sciences at the University of Buenos Aires and holds a master’s degree in American literature from the University of Edinburgh. He is the founder and director of Buenos Aires Poetry[2].

Poet Juan Arabia.webp

Biography

In addition to publishing five books of poetry, he has written extensively on John Fante and the Beat Generation[3]. He has translated Arthur Rimbaud, Ezra Pound, and a book-length anthology of the Beat poets. His books of poetry have been published throughout Latin America, Europe, and China: El Enemigo de los Thirties (2015), L´Océan Avare (2018), Desalojo de la naturaleza (2018), and Hacia Carcassonne (2020), among others. He graduated from the Faculty of Social Sciences at the University of Buenos Aires and holds a master’s degree in American literature from the University of Edinburgh. He is the founder and director of Buenos Aires Poetry[4].

Some critics have called Arabia an neo-romantic, anti-bourgeois poet: “But if Juan Arabia is a neo-romantic, anti-bourgeois poet, as we have said, he lacks any blasphemous or degrading tone toward that society that devotes itself tragically to depriving words of all their foundations, to submitting them to the imperatives of action or the tyranny of the universal lie. Why doesn’t he make use, as we would expect, of this Decadent resource? Because, before dissolving his language in irrationality, the poet knows he must maintain, at least at first, the tranquility of his constancy; he wants to be heard, he wants to re-establish poetry’s place as the ancient governess of humanity. So, instead of throwing around errant words or trying his luck down forgotten paths, the Argentine poet goes on a pilgrimage to the sources of language, prior to its neutralization as a vague social function. His lyrical tone transforms calmness into a dart launched against the degradation of life. The poet has read much and read well: Coleridge, Rimbaud, Verlaine, the Bible, the Beats, and, particularly, Ezra Pound and Dylan Thomas. By reading well, I refer to taking the necessary time, to admiring, to adhering to foreign creeds, but also to letting things pass. The economy of his verse, his technical rigor, speak to a well-used poetics, although the character of his message suggests that of a spoken voice: that of a prophet who comes from far away to complete his mission, as is revealed in the preamble of El enemigo de los Thirties, his first battle cry in the open field, widely unfavorable, where “other horrible workers” have already fallen”[5]

Patricio Ferrari wrote about desalojo de la naturaleza: “Juan Arabia’s ‘Juicio’ reminds us of this, of a poem born from the shelves of poetry: the sonnet, a fourteen-line construct with a distinctive volta on the 9th line (We set afar, among friends —). And, to some extent, it carries the lineage of other poems: Baudelaire’s ‘Le Voyage’, Pound’s opening of The Cantos, Pessoa’s ‘Viajar! Perder paizes!’ [To travel! Leave countries behind!], to mention but a few.  In this sense ‘Juicio’ is a translation—of a motif in the world of letters harkening back through the centuries, namely the experience of poetry as departure, as wandering and wonderment, as quest. And, naturally, it isn’t one”.

Poetry

  • Juan ARABIA, El Enemigo de los Thirties, Buenos Aires Poetry, Buenos Aires, 2015.
  • Juan ARABIA, Il nemico dei Thirties, Samuele Editore, Fanna (Italia,) 2017.
  • Juan ARABIA, desalojo de la naturaleza, Buenos Aires Poetry, Buenos Aires, 2018.
  • Juan ARABIA, L´Océan Avare (traduit par Jean Portante), Al Manar Editions, Neuilly (France), 2018[6].
  • Juan ARABIA, literatura de límites, Buenos Aires Poetry, Buenos Aires, 2018.
  • Juan ARABIA, Shanghai Minsheng Art Museum, ed. (Chapbook). 诗歌来到美术馆 NO.61 | 安·阿拉维亚诗歌朗读交流会. 翻译:Allinson Han. Shanghái, China, 2019[7]
  • Juan ARABIA, The Bund, Buenos Aires Poetry. translated by Gwendolyn Osterwald, 2020[8]
  • Juan ARABIA, Hacia Carcassonne, Pre-Textos, Valencia, 2021.

References

  1.  https://allenginsberg.org/2017/08/fridays-weekly-round-327/
  2.  https://www.emptymirrorbooks.com/literature/interview-with-argentina-poet-juan-arabia
  3.  “Friday’s Weekly Round-Up – 327”. August 4, 2017.
  4.  “Confronting the Institution of Language: Juan Arabia on Poetry and the Pandemic”Words Without Borders.
  5.  “”Against the Eviction of the Poet: An Introduction to the Poetry of Juan Arabia” by Rodrigo Arriagada Zubieta”Latin American Literature Today. October 21, 2017.
  6.  “L’Océan est avare, Juan Arabia (par Marc Wetzel)”http://www.lacauselitteraire.fr.
  7.  http://www.minshengart.com/cn/category/activity-list/detail!shi-ge-lai-dao-mei-shu-guan-No-61
  8.  Apol, Graham (July 14, 2020). “The Bund by Juan Arabia – translated by Gwendolyn Osterwald”.
  9. Paraphrasis-Fiction And Poetry | Juicio by Juan Arabia | Patricio Ferrari.  La Piccioletta Barca.

HUGH SELWYN MAUBERLEY

V.

There died a myriad,
And of the best, among them,
For an old bitch gone in the teeth,
For a botched civilization,

Charm, smiling at the good mouth,
Quick eyes gone under earth’s lid,

For two gross of broken statues,
For a few thousand battered books.

V.

Ne è morto una miriade,
E dei meglio, fra tutti gli altri,
Per una scanfarda spremuta,
Per una civiltà scassata,

Fascino, fresche bocche sorridenti,
Veloci sguardi ora sotto le ciglia della terra,

Tutto per due palate di statue in pezzi
E per qualche migliaio di libri squinternati.

V.

Murió una miríada,
y entre ellos, de los mejores,
por una vieja perra desdentada,
por una civilización estropeada,

sonriente encanto en las buenas bocas,
ágiles ojos bajo los párpados de la tierra,

por dos burdas estatuas rotas,
por unos pocos miles de libros destrozados.


Versión original de Ezra POUND (“Hugh Selwyn Mauberley“, Ezra Pound Personae, 1926) / Versión de Eugenio MONTALE ( Tutte le poesie, Mondadori, Oscar Grandi Classici, Milano, 1990, p.  759) / Versión Español | Juan Arabia, Buenos Aires Poetry, 2021. 

Ragazzi Romanzi

Hay mucho más que párpados cerrados
……………………………………hay otras lunas
de la cristiana Calabria a la sucesión de los siglos.

Algunos maltrechos a Nueva Jersey,
……………………………..otros a Buenos Aires,
de los pobres que se quedaron bárbaros
fuera incluso de su ciudad y provincia,
ni siquiera encerrados en el calor de su sexo.

Hay mucho más que párpados cerrados.
La verdadera pasión, el violento negarse
………………………..y el violento darse,
conviven ahora con otras pasiones, con otro vulgo,
una nueva cabeza, nuevas alianzas secretas.

Los románicos muchachos parecen ahora antiguos
disfraces, risas exóticas dialectales,
y sólo en algunas palabras, la expresión muerta,
que no era más que el clamor de un pueblo
silenciado generación tras generación.

Hay mucho más que párpados cerrados,
ni siquiera aprendices del burgués naciente.
Los románicos muchachos parecen ahora
impostores cercados, enemigos del pueblo,
luz de una época que por fin termina.

Hay mucho más que párpados cerrados
……………………………………hay otras lunas
de la cristiana Liguria a la sucesión de los siglos.

“Mad Song” es uno de los poemas más famosos de William Blake por fuera de Songs of Innocence and Experience. Escrito cuando Blake aún era muy joven (los estudiosos de Blake estiman que se escribió cuando tenía alrededor de catorce años), el poeta comienza a mostrar signos de su genio y dominio del poder de personificación. “Mad Song” es una pieza representativa de una mente poética muy joven y frágil saturada de los modos y estilos populares.

Imitación o refutación de las locas canciones de los poemas “Tom o’Bedlam1, a través de las cuales Blake es capaz de recuperar el espíritu y la simplicidad de la elegía pastoral isabelina.
En cuanto a la trama, generalmente se argumenta que el hablante aquí es un fantasma que está atormentado por la luz (durante el día) y, por lo tanto, solo sale de noche y en la oscuridad.

Cada objeto natural en el poema está ligado a alguna personificación extraña y salvaje de la vida real (sus notas suenan, el día llora, las tempestades juegan, la tierra se burla, las nubes son demonios, etc.). Para un hombre que constantemente afirma ver espíritus, fantasmas, demonios y ángeles que acechan en el mundo natural que lo rodea, la personificación de la naturaleza de esta manera es absolutamente necesaria y esencial para la expresión de su imaginación (o locura).
“Mad Song” refleja tanto al poeta como a su sociedad. El mundo en el que vive el hablante es opresivo y no tiene escapatoria. De manera menos obvia, el hablante es igualmente culpable por vivir en este mundo y ser parte de él sin crear su propio refugio dentro de él para escapar.

Juan Arabia

The Book of Urizen | Chap: V.

1 “Tom o ‘Bedlam” es el nombre de un poema anónimo en el género de “Mad Song”. Probablemente el poema fue escrito a principios del siglo XVII.
Los términos “Tom o ‘Bedlam” y “Mendigo Bedlam” se usaron en la Gran Bretaña de la Edad Moderna y más tarde para describir a los mendigos y vagabundos que tenían o fingían una enfermedad mental. El poema original (William Blake sólo compone tres stanzas en octosílabos) tiene ocho versos de ocho líneas cada uno, cada verso concluye con una repetición de un coro de cuatro líneas. La existencia de un coro sugiere que el poema puede haber sido originalmente cantado como una balada.

Canción del loco

Los vientos salvajes lloran
……….y la noche es fría;
ven acá, Sueño,
……….y descubre mis penas.
¡Pero mira! La mañana se asoma
……….sobre las pendientes del Este;
y el canto de los pájaros
menosprecia la tierra.

¡Mira! Hacia la bóveda
……….del cielo pavimentado,
cargadas de dolor
……….son llevadas mis notas:
golpean el oído de la noche,
……….hacen llorar a los ojos del día;
enloquecen a los vientos rugientes,
……….y juegan con las tempestades.

Como un demonio en una nube
……….con aullidos de aflicción,
con la noche avanzo,
……….y con la noche me marcharé;
vuelvo la espalda al Este,
donde han aumentado las comodidades;
porque la luz se apodera de mi cerebro
con frenético dolor.

Extraído de William BLAKE, William Blake: a selection of poems and letters, Publisher [Harmondsworth, Middlesex], [Baltimore] Penguin Books, 1958, p. 18 | Traducción y nota de Juan Arabia | Buenos Aires Poetry, 2021.

Cuando aparecieron por primera vez, los poemas de Walt Whitman (1819-1892) se consideraron informales, toscos y, a menudo, inmorales. Hoy en día, muchos consideran a Whitman como el mayor poeta estadounidense.

Walter Whitman nació en West Hills, Long Island, Nueva York, el 31 de mayo de 1819, el segundo de seis hermanos. Su padre era carpintero. El joven Whitman probó muchos trabajos. Fue empleado de oficina, impresor, maestro de escuela, reportero y, durante un tiempo, editor del Brooklyn Eagle y otros periódicos. A los 30 hizo un viaje a Nueva Orleans. Vio la inmensidad de su país por primera vez y comenzó a plasmar en poesía sus impresiones sobre la nación y su gente.

El nombre de ningún editor o autor figuraba en la primera edición de “Hojas de hierba” en 1855. Whitman lo imprimió él mismo y, a lo largo de su vida, continuó publicando ampliaciones y revisiones de la obra. Envió copias de la primera edición a literatos de renombre. Algunos condenaron el libro, pero Ralph Waldo Emerson fue el primero que vio su mérito. En la edición de 1856, Whitman imprimió la carta de alabanza de Emerson, que calificó el libro como “la obra de ingenio y sabiduría más extraordinaria hasta ahora contribuida a la literatura estadounidense”.

Extraído de Walt WhitmanLeaves of Grass, London : J. M. Dent & Sons LTD., New York : E. P. Dutton & Co. Inc., 1947, p. 93 | Traducción de Juan Arabia | Buenos Aires Poetry, 2021. 


Edades y edades que regresan a intervalos

Edades y edades que regresan a intervalos,
indestructibles, errantes, inmortales,
lujuriosas, fálicas, con las potentes entrañas originales, perfectamente dulces,
yo, cantor de cantos Adánicos,
a través del nuevo jardín del Oeste, a las grandes ciudades llamando,
deliro, preludio así lo engendrado, ofreciendo esto, ofreciéndome,
bañándome, bañando en Sexo mis cantos,
descendientes de mis entrañas.

Ages and Ages Returning at Intervals

AGES and ages returning at intervals,
Undestroy’d, wandering immortal,
Lusty, phallic, with the potent original loins, perfectly sweet,
I, chanter of Adamic songs,
Through the new garden the West, the great cities calling,
Deliriate, thus prelude what is generated, offering these, offering myself,
Bathing myself, bathing my songs in Sex,
Offspring of my loins.

Extraído de Walt WhitmanLeaves of Grass, London : J. M. Dent & Sons LTD., New York : E. P. Dutton & Co. Inc., 1947, p. 93 | Traducción de Juan Arabia | Buenos Aires Poetry, 2021. 

Álbum de York

Es cierto, Auden: la naturaleza estaba tan cerca,
los patos cortaban las calles,
y las ardillas buscaban el sol
conociendo mejor que nadie el frío
…………….de tus mañanas.

Aquí llegamos luego de la Escocia Salvaje,
con el acento de martillo que cortaba la leña.
Aunque encontramos la paz de tu álbum,
……..……..pequeño Londres encantado,
tu elegía a la tierra nacía desde norte de Yorkshire.

Aquí podríamos haber estudiado, nunca trabajado.
Porque afuera están las tiendas, la totalidad de un país
……..……..infortunio, infortunio, etc.
Entre el castillo Clifford y el Ouse,
la ciudad y el campo, para siempre estancados.

“Hacia Carcassonne”, de Juan Arabia, editorial Pre-Textos (Valencia, 2021).

Purgatorio Crane

Exile is thus a purgatory

Toma este mar cuyo diapasón toca las campanas
de oraciones en papiros de plata nevada.

El exilio es así un purgatorio, donde Dante se amarra.

Átennos entonces al tiempo,
con estaciones claras, Déja s´agitent!
junto a los trovadores de las barcas.

No nos arrimemos a orilla alguna,
……………………………………dijo el jefe,
hasta que la amplia mirada del paraíso
sea correspondida con el vórtice de nuestras almas.

Diseño gráfico: PRE-TEXTOS (S.G.E.)
Primera edición: mayo de 2021
© Juan Arabia, 2021
© de la presente edición:
PRE-TEXTOS, 2021
Luis Santángel, 10
46005 Valencia
http://www.pre-textos.com

Oxford (W. H. AUDEN, Selected Poems. Edited by Edward Mendelson, Vintage International, Vintage Books, A Division of Random House, Inc., New York, 2007, pp. 68-69 | Traducción: Juan Arabia)

Oxford

La naturaleza está tan cerca: los cuervos en el jardín de la universidad
como ágiles niños que aún hablan el lenguaje del sentimiento;
junto a la torre, el río todavía corre y correrá hacia al mar,
………………..y las piedras en esa torre aún están
………………..completamente satisfechas con su peso.

Y los minerales y las criaturas, tan profundamente enamorados de sus vidas
que su pecado de acedia excluye a todos los demás,
desafían a los estudiantes nerviosos con una belleza descuidada,
………………..estableciendo un solo error
………………..contra sus innumerables faltas.

Oh, en estos cuadriláteros donde la Sabiduría se honra a sí misma
¿La piedra original simplemente hace eco de esa alabanza?
De forma superficial, o bien pronuncie un suave himno de consuelo,
………………..¿La equívoca bendición del fundador
………………..sobre todos los que persiguen el éxito?

Prometiendo a la espada afilada todos los premios resplandecientes,
los autos, los hoteles, el servicio, la cama bulliciosa,
posteriormente poder, para silenciar el ultraje con un testamento,
………………..las lágrimas de la viuda olvidadas,
………………..los huérfanos nunca escuchados.

Susurrando a los choferes y a las pequeñas niñas, a los turistas y señores,
ese Conocimiento se concibe en el útero caliente de la Violencia
quien en una hora tardía de aprensión y cansancio
………………..empuja hacia su pecho lloroso
………………..esa querida cabeza de ojos azules.

¿Y es ese niño feliz con su caja de libros de la suerte
y todas las bromas del aprendizaje? Los pájaros no pueden llorar:
la sabiduría es un pájaro hermoso; pero al sabio
………………..a menudo se le niega
………………..ser bueno o hermoso.

Afuera están las tiendas, la totalidad, todo el verde país
donde un cigarrillo consuela a los malvados y un beso a los débiles;
hay miles de personas que se mueven inquietas y gastan su dinero:
………………..Eros Paidagogos
………………..llora en su lecho virginal.

¡Ah, si ese mundo irreflexivo, casi natural,
arrebatara su dolor a su amoroso corazón sensual!
Pero él es Eros y debe odiar lo que más ama;
………………..y ella es de la Naturaleza; la Naturaleza
………………..sólo puede amarse a sí misma.

Y sobre la ciudad habladora, como cualquier otra,
lloran los indiferentes ángeles. Aquí también el conocimientos de la muerte
es un amor ardiente: y el corazón natural rechaza
………………..la voz baja y poco favorecedora
………………..que no descansa hasta que encuentra una audiencia.

Oxford

Nature is so near: the rooks in the college garden
Like agile babies still speak the language of feeling;
By the tower the river still runs to the sea and will run,
………………..And the stones in that tower are utterly
………………..Satisfied still with their weight.

And the minerals and creatures, so deeply in love with their lives
Their sin of accidie excludes all others,
Challenge the nervous students with a careless beauty,
………………..Setting a single error
………………..Against their countless faults.

O in these quadrangles where Wisdom honours herself
Does the original stone merely echo that praise
Shallowly, or utter a bland hymn of comfort,
………………..The founder’s equivocal blessing
………………..On all who worship Success?

Promising to the sharp sword all the glittering prizes,
The cars, the hotels, the service, the boisterous bed,
Then power to silence outrage with a testament,
………………..The widow’s tears forgotten,
………………..The fatherless unheard.

Whispering to chauffeurs and little girls, to tourists and dons,
That Knowledge is conceived in the hot womb of Violence
Who in a late hour of apprehension and exhaustion
………………..Strains to her weeping breast
………………..That blue-eyed darling head.

And is that child happy with his box of lucky books
And all the jokes of learning? Birds cannot grieve:
Wisdom is a beautiful bird; but to the wise
………………..Often, often is it denied
………………..To be beautiful or good.

Without are the shops, the works, the whole green country
Where a cigarette comforts the guily and a kiss the weak;
There thousands fidget and poke and spend their money:
………………..Eros Paidagogos
………………..Weeps on his virginal bed.

Ah, if that thoughtless almost natural world
Would snatch his sorrow to her loving sensual heart!
But he is Eros and must hate what most he loves;
………………..And she is of Nature; Nature
………………..Can only love herself.

And over the talkative city like any other
Weep the non-attached angels. Here too the knowledge of death
Is a consuming love: And the natural heart refuses
………………..The low unflattering voice
………………..That rests not till it find a hearing.

 

Thirties Poets: W. H. Auden | Louis MacNeice | Cecil Day-Lewis | Stephen Spender | Selección y Traducción de Juan Arabia & Rodrigo Arriagada Zubieta | Buenos Aires Poetry, Buenos Aires, Mayo, 2021 | 316 p. | Diseño de Portada: Camila Evia

Extraído de Selected poems, by MacNeice, Louis, 1907-1963; Longley, Michael, Publication date 1990, pp. 34-36 | Publisher Winston-Salem, N.C. : Wake Forest University Press | Traducción de Juan Arabia | Imagen: Louis MacNeice at Oxford University. Photograph: Writer Pictures

Posdata a Islandia

para W. H. Auden

Ahora que comienzan las noches de invierno
el consuelo solitario me encierra;
así que antes que la memoria se equivoque
repaso nuestro viaje a Islandia –

Ni idílico ni romántico para mí
en una mítica orilla
sino un giro fantástico, ya sabes,
intercalado en un espectáculo más serio.

Abajo en Europa cayó Sevilla,
naciones germinando el infierno,
los juegos olímpicos se llevaron a cabo –
manchas sobre el sol ario.

Y el don expuso en mí
cómo el paisaje del norte
había inferido el estilo de la saga
avanzando lentamente milla por milla.

Y el don replicó en ti
que el Norte empieza por dentro,
nuestras entrañas ascéticas requieren
aires del fuego latino.

A pesar de todo, sin cercar un solo fantasma,
éramos felices mientras observábamos
cuervos desde sus muros de pizarra
cruzar alrededor de la ballena podrida,

mientras observábamos hervir las cuencas de azufre,
bucles de vapor enrollándose y desenrollándose,
mientras el valle se desvanecía
en un boceto del Día del Juicio Final.

Así anduvimos, bromeando y fumando
sin milagros evocados,
sin levitaciones ganadas
en el tenue sol irreal;

en esta isla nunca se vieron
florecer visiones desde el suelo,
ni conversiones como la de San Pablo,
ningún gran acontecimiento en absoluto.

Las vacaciones deberían ser así,
libres de énfasis excesivo,
es hora de que el alma se estire un poco y escupa
antes de que el mundo vuelva sobre sí,

antes de que las chimeneas en interminables hileras
se burlen en el humo, “Te lo dijimos”
y las sirenas envueltas en niebla invoquen
la ruina del largo malecón.

Filas de libros a mi alrededor están de pie,
cercándome a cada lado;
a través de ese bosque de palabras muertas
cazaría a los pájaros vivos –

grandes pájaros negros que vuelan solos
lentamente a través de una tierra de piedra,
y las gaviotas que tejen un libre
manto de ritmo sobre el mar.

Aquí en Hampstead me siento hasta altas
horas de la noche que nadie comparte
y espero que suene el teléfono o
ángeles desconocidos en la puerta;

mejor eran los cielos del norte
que este desierto disfrazado –
alfombras y almohadones y el largo
espejo que repite la canción.

Por la letanía de la duda
de estas paredes sale el aliento
hasta que la habitación se convierte en un pozo
tarareando de miedo

con miedo a la soledad
y a la falta de comunicación;
todos los cables están cortados, amigos míos,
viven más allá de los extremos cortados.

Así que escribo estas líneas para ti
que también has sentido el deseo de morir,
pero tu codicia por la vida prevalece –
bebiendo café, contando historias.

Nuestras prerrogativas como hombres
se cancelarán quién sabe cuándo,
todavía bebo a tu salud antes
que la culata golpee la puerta.

Postcript to Iceland

for W. H. Auden

Now the winter nights begin
Lonely comfort walls me in;
So before the memory slip
I review our Iceland trip –

Not for me romantic nor
Idyll on a mythic shore
But a fancy turn, you know,
Sandwiched in a graver show.

Down in Europe Seville fell,
Nations germinating hell,
The Olympic games were run –
Spots upon the Aryan sun.

And the don in me set forth
How the landscape of the north
Had educed the saga style
Plooding forward mile by mile.

And the don in you replied
That the North begins inside,
Our ascetic guts require
Breathers from the Latin fire.

So although no ghost was scotched
We were happy while we watched
Ravens from their walls of shale
Cruise around the rotting whale,

Watched the sulphur basins boil,
Loops of steam uncoil and coil,
While the valley fades away
To a sketch of Judgment Day.

So we rode and joked and smoked
With no miracles evoked,
With no levitations won
In the thin unreal sun;

In that island never found
Visions blossom from the ground,
No conversions like St Paul,
No great happenings at all.

Holidays should be like this,
Free from over-emphasis,
Time for soul to stretch and spit,
Before the world comes back on it,

Before the chimneys row on row
Sneer in smoke,“We told you so”
And the fog-bound sirens call
Ruin to the long sea-wall.

Rows of books around me stand,
Fence me round on either hand;
Through that forest of dead words
I would hunt the living birds –

Great black birds that fly alone
Slowly through a land of stone,
And the gulls who weave a free
Quilt of rhythm on the sea.

Here in Hampstead I sit late
Nights wich no one shares and wait
For the phone to ring or for
Unknown angels at the door;

Better were the northern skies
Than this desert in disguise –
Rugs and cushions and the long
Mirror which repeats the song.

For the litany of doubt
From these walls comes breathing out
Till the room becomes a pit
Humming with the fear of it

With the fear of loneliness
And uncommunicableness;
All the wires are cut, my friends
Live beyond the severed ends.

So I write this lines for you
Who have felt the death-wish too,
But your lust for life prevails –
Drinking coffee, telling tales.

Our prerogatives as men
Will be cancelled who knows when;
Still I drink your healt before
The gun-butt raps upon the door.

 

Thirties Poets: W. H. Auden | Louis MacNeice | Cecil Day-Lewis | Stephen Spender | Selección y Traducción de Juan Arabia & Rodrigo Arriagada Zubieta | Buenos Aires Poetry, Buenos Aires, Mayo, 2021 | 316 p. | Diseño de Portada: Camila Evia

Louis MacNeice nació el 12 de septiembre de 1907 en Belfast, Irlanda. Asistió a Oxford, donde se especializó en clásicos y filosofía. En 1930, se casó con Giovanna Ezra y aceptó un puesto como profesor de clásicos en la Universidad de Birmingham, cargo que ocupó hasta 1936, cuando pasó a enseñar griego en Bedford College for Women, Universidad de Londres.
En 1941, MacNeice se unió a la British Broadcasting Company como escritor y productor. Como muchos poetas ingleses modernos, MacNeice encontró audiencia para su trabajo a través de la radio británica. Algunas de sus obras más conocidas, incluidas Christopher Columbus (1944) y The Dark Tower (1946), fueron escritas originalmente para la radio y publicadas posteriormente. 
Al principio de su carrera, MacNeice se identificó con un grupo de poetas políticamente comprometidos cuyo trabajo apareció en la antología New Signatures de Michael Roberts. 
A pesar de su asociación con los jóvenes poetas británicos (conocidos como “Auden Group” y “Thirties Poets”) Stephen Spender, W. H. AudenCecil Day-Lewis y otros poetas de izquierda, MacNeice desconfiaba tanto de los programas políticos como de los sistemas filosóficos.
Nunca fue miembro del Partido Comunista ni de ningún otro grupo político, y fue bastante sincero sobre las ambigüedades de sus actitudes políticas. “Mis simpatías son de izquierda”, escribió, “pero no en mi corazón ni en mis entrañas”.
Aunque eligió vivir la mayor parte de su vida en Londres, MacNeice regresaba con frecuencia a los paisajes de su infancia y se enorgullecía de su herencia irlandesa. 
De principio a fin, su propia obra refleja un escepticismo melancólico demasiado honesto para dar el asentimiento final a cualquier tipo de sistema. 
Murió a los 55 años el 3 de septiembre de 1963, a causa de neumonía, poco antes de la publicación de su último libro de poemas, The Burning Perch